Aceptar
Añadir
Comprar
Comprar
Cancelar
ZENDAL

La Opinión A Coruña

ZENDAL

La lucha sanitaria contra las enfermedades causadas por los gérmenes ha sido una de las conquistas más lentas y difíciles de la historia. Hubo que esperar a que el holandés Anton van Leeuwenhoek hiciera uso de uno de los primeros microscopios, en el siglo XVII ya, para poder identificar a los seres diminutos causantes de las enfermedades infecciosas; sin tener constancia cierta de ellos cabía atribuir cualquier dolencia al mal de ojo, a la voluntad de los seres sobrenaturales malignos o a cualquier otra causa que cualquiera con suficiente labia consiguiese imponer. Pero una cosa fue poder observar los microorganismos — que no los virus, muchísimo más pequeños— y otra bien distinta dar con un medio para combatir sus efectos. Fue la vacuna, que debemos al empeño del médico inglés Edward Jenner al llevar a cabo el primer pulso contra la viruela a finales del siglo XVIII, la que logró erradicar una de las peores pestes que diezmaban desde siempre a la humanidad. Y fue una enfermera española, Isabel Zendal, la que llevó a principios del siglo XIX la vacuna hasta América por medio de los 22 niños que iban sucediéndose en la inoculación a lo largo del viaje. El nuevo hospital de Madrid inaugurado este martes por la presidenta de la comunidad, Isabel Díaz Ayuso, lleva el nombre de Isabel Zendal. Pero el hospital Zendal se ha puesto en marcha con 90 sanitarios de los casi 700 que harían falta solo para el primer módulo. Y la presidenta, cómo no, ha presumido de que abre el centro “a todas las comunidades de España”. Debe ser bien propio de nuestra idiosincrasia el que comencemos siempre la casa por el tejado y nos olvidemos de los imprescindibles cimientos. Porque un hospital, tenga las camas que tenga, sin médicos y enfermeras para atender a los pacientes es un brindis al sol propio de las épocas por suerte superadas en las que esas casas de salud se limitaban a acoger a los enfermos sin poder hacer apenas nada por ellos. Parece que los planes de la comunidad de Madrid pasan por completar la plantilla con voluntarios, es decir, enfermeras y médicos que accedan a ampliar su jornada laboral. Como si las dos olas de la COVID- 19 ya sufridas no hubiesen dejado claro que los sanitarios terminan exhaustos y son incapaces de afrontar las dolencias ajenas al coronavirus, de las cardiacas a las tumorales, que son el pan nuestro de cada día para la sanidad española. Con lo que se confirma que no es cuestión de color político: el disparate parece instalarse en lo más profundo de esa especie de magos que administran la sanidad pública en España. Cabe esperar que, para distraer la atención del ciudadano, salga inmediatamente algún defensor del pensamiento políticamente correcto pidiendo que se quite el nombre de Isabel Zendal habida cuenta de lo que supuso en términos éticos la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna. Y así nos olvidamos de los sanitarios que faltan. Seguir leyendo

1E Ejemplar
1,09€
Carrito de la compra
1M 1 Mes
26,99€
Carrito de la compra
3M 3 Meses
74,99€
Carrito de la compra
6M 6 Meses
139,99€
Carrito de la compra
1A 1 Año
269,99€
Carrito de la compra

Las tarifas que se muestran se aplican a las compras a través de la plataforma web de Kiosko y Más

Regala El País